La militarización de las fronteras europeas: el terror cotidiano en Marruecos

En este tiempo, donde miles de personas cruzan el Mar Mediterráneo, la Unión Europea y la llamada comunidad internacional continúan gastando millones de euros en “asegurar” las fronteras y frenar los asaltos al continente de estos “bandidos migrantes”. Tal y como han revelado algunos reportajes recientes, los ministros y jefes de estado de la UE están planeando una intervención militar en el Mediterráneo con objetivo de destruir los barcos de los supuestos “traficantes”, con la ayuda de la agencia FRONTEX.

Esta guerra contra las y los inmigrantes y recientemente la guerra contra los traficantes, a quienes la UE apunta como “responsables” de estas tragedias, son parte de la agenda de la Unión Europea. La Comisión Europea proporciona programas de desarrollo regional y protección dirigidos al Norte de África, África Occidental y el Cuerno de África (para una buena revisión sobre la política de fronteras de la UE en África, ver El Diario Desalambre). En relación a Marruecos, la UE ya ha aprobado un presupuesto de más de 150 millones de euros en el nuevo Plan de Acción UE-Marruecos. El subsiguiente proceso de regularización, propuesto por el gobierno marroquí, que afecta a unos 17000 migrantes y extranjeros, va acompañado por una masiva presencia policial en la frontera de Ceuta y Melilla y por redadas continuas en los campamentos.

Las autoridades marroquíes han adoptado una política de agresión militarizada sistemática.

Desde febrero de 2015, han lanzado una campaña de asalto a los migrantes en la frontera Norte de Marruecos, con el objetivo de hacerles la vida imposible (ver también los informes de organizaciones marroquíes de derechos humanos: AMDH 17/2/15, GADEM 12/2/15, GADEM 19/2/2015). Tal como ha declarado a AMDH (Asociación de Derechos Humanos de Marruecos) un portavoz de las autoridades policiales de Nador, las autoridades no van a seguir tolerando por mucho tiempo los campamentos en los bosques cercanos a Melilla. Concretamente, durante la redada masiva de febrero en que unos 1200 migrantes fueron arrestados y deportados a campamentos improvisados del sur de Marruecos (ver el mapa que ha hecho GADEM con todos los lugares en que los/las inmigrantes fueron detenidos), las autoridades marroquíes han pisoteado los derechos humanos: arrestaron a menores y a personas con papeles, encerraron a cientos de personas durante semanas sin ninguna razón o justificación, y sin apoyo legal – en contra del derecho de libre circulación por el territorio de un estado (Art 13 de la DUDH), y en contra del derecho de protección ante detenciones arbitrarias (Art. 9 de la DUDH), entre otros. Los campamentos del Gurugú, donde los migrantes se refugian para organizar sus intentos de cruzar la valla de Melilla, han sido completamente destruidos. Actualmente no hay casi nadie viviendo allí pues la mayoría se han ido a bosques aún más lejanos en torno a Nador, Tetuán, Fes y Ceuta.

Vídeo de redada en Bolingo, el 25 de febrero

En la misma lógica de guerra contra los/las inmigrantes pagada por la UE, la policía marroquí y sus “Fuerzas Auxiliares” siguen acudiendo a los campamentos para controlar, arrestar y quemar las pertenencias de los/las inmigrantes.

13 de marzo de 2015: las autoridades llevan a cabo redadas en los campos de Bolingo, Bquoya y Afrah, destruyen los campamentos y arrestan a muchas personas, fundamentalmente mujeres y niños. La policía no duda en confirmar que dichas operaciones fueron pagadas por la UE. Los mismos ataques se repiten un mes más tarde.

14 , 22 y 24 de Abril de 2015: la policía de nuevo lleva a cabo redadas en los montes de Selouane, Zoutya y Lakhmis Akdim, donde viven los que antes estaban en el Gurugú. La policía atacó físicamente a las/los inmigrantes dejando numerosos heridos. Quemaron las pertenencias (refugios, ropa, comida) y los equipos necesarios para el viaje en barco.

29 de Abril: la policía destruye por completo el campo de Bolingo y de nuevo arresta a muchas personas incluyendo mujeres.

Durante las primeras 3 semanas de Mayo: más redadas, y la policía arresta a personas que iban a los mercados a buscar comida o dinero, sin importarles si tenían o no permiso de residencia.

Las semanas posteriores al 10 de Mayo: la policía hace controles aleatorios a inmigrantes subsaharianos en la ciudad de Tánger. Muchos son detenidos y deportados a diferentes lugares del país (como Casablanca, Rabat, Meknez y Asilah).

5 de Junio: las autoridades marroquíes hacen una redada en una parte del campamento Bosque Pequeño en Cassiago (en las afueras de Ceuta).

Como consecuencia de estos meses de agresiones físicas y de terror psicológico, los migrantes viven en los bosques en una ansiedad permanente, hay helicópteros continuamente vigilando los campamentos desde arriba. No saben qué pasará mañana, donde dormirán la siguiente noche o dónde comerán. Las pequeñas contribuciones materiales no llegan (incluso la iglesia hace poco) o son quemadas al día siguiente por la policía, como sucedió el 12 de Mayo en Bolingo. El terror cotidiano que viven los migrantes en Marruecos se da en nombre de la Unión Europea como resultado de una estrategia militar. Somos testigos de una verdadera guerra contra las y los inmigrantes, oculta tras un discurso hipócrita de la guerra contra los “traficantes” y las “mafias”.

Pero, ¿quiénes son los traficantes?

Según el protocolo adicional de la convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizado Transnacional, que pretende prevenir, reprimir y sancionar la trata de seres humanos, particularmente de mujeres y niños, la expresión “tráfico de seres humanos” se refiere a “la captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación” (Art. 3).

Pero nunca le llamarán “tráfico de personas” cuando los agentes del estado (español y marroquí) acepten sobornos por dejar partir barcos, o permitir a gente llegar a los enclaves de Ceuta y Melilla. Nunca dirán “trata” cuando Marruecos utiliza la reserva de inmigrantes que están en los pueblos o los campamentos, como una moneda para chantajear y obtener más fondos de Europa. Nunca será llamado “tráfico” cuando las autoridades europeas y españolas pagan millones a otros estados para evitar el desplazamiento de miles de personas, por ejemplo financiando a Marruecos para que empuje (violentamente) a los/las inmigrantes lejos de la frontera, o incluso para que maten a inmigrantes que tratan de cruzar (como vimos el 6 de febrero 2014 en Ceuta), cuando la UE y España externalizan sus fronteras para evitar la inmigración de los países subsaharianos o cuando ponen a disposición dinero o medios militares para deportar a gente.

Estas acciones no se define como tráfico de seres humanos porque tienen que ver con la “seguridad de Europa”, “ acabar con los traficantes”, y no “alentar la inmigración ilegal”. Pero aún así, las/los inmigrantes simplemente viajan, sin embargo, los poderosos manipulan a la gente completamente, impidiéndoles entrar, salir y moverse libremente. Los aparcan en campos y cuando les viene bien, los dejan vagar según los acuerdos que, y los maltratan a cambio de dinero. Los seres humanos se convierten en moneda de cambio entre las redes capitalistas y entre estados.

¿La mafia? ¡Es el estado!

Mientras la cabeza del gobierno marroquí Benkirán, “rechaza jugar el papel de perro vigilante de Europa, pero apoya las medidas contra la inmigración ilegal”, la financiación que llega de la Comisión Europea y su contribución a la represión en Marruecos permanece oscura. La colaboración incluye dinero depositado en cuentas bancarias, e incluye tratos con Europa y más concretamente, en el caso de España, la promesa de ayuda y cooperación para procurar un trámite de visado más sencillo para los ciudadanos marroquíes, como moneda de cambio. El papel del FRONTEX en la frontera española-marroquí permanece difusa, aunque hemos sabido que los líderes del FRONTEX visitan Ceuta y Melilla con regularidad. Para reforzar su “control de fronteras”, la UE se lanza a proponer la creación de una base aérea de drones en Marruecos y Argelia.

Miles de migrantes están retenidos a las puertas de Europa, prisioneros de la mafia estatal europea. Algunos de ellos están durante meses o incluso años en los bosques de Marruecos.

Hemos escuchado muchas cosas sobre la policía corrupta que está directamente implicada en el tráfico de drogas y el tráfico en las fronteras. Según declaraciones recogidas en los bosques cercanos a Nador, donde los migrantes tratan de cruzar el Mediterráneo en zodiac, la policía marroquí forma parte del negocio de las barcas: las zodiac, los motores y equipos son a menudo confiscados por las patrullas militares y policiales de fronteras, y luego revendidas a los migrantes en los bosques. Las autoridades los alientan a intentar cruzar otra vez, y algunos miembros de la mafia militar incluso les proponen guiar las barcas de vuelta a cambio de una considerable suma.

Así como los campamentos del monte Gurugú y los saltos a la valla (llamados asaltos por los inmigrantes) son autoorganizados y por tanto sin valor económico para la mafia estatal (la Guardia Civil española y la policía marroquí), los intentos de viajar en patera habitualmente benefician a esta mafia. Esta es la razón por la cual antes, la policía toleraba estos bosques en la zona de Nador donde había personas preparando sus viajes en patera. Desde que el Gurugú fue destruido, esto ha cambiado: desde ahora en adelante, cada inmigrante en el Norte de Marruecos es la diana de esta guerra contra los y las inmigrantes.

SOLIDARIDAD

¡PAREMOS LA GUERRA CONTRA LAS/LOS INMIGRANTES!

¡POR LA LIBRE CIRCULACIÓN DE LAS PERSONAS!

¡NO A LAS FRONTERAS!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s